Tics en los ojos: causas y tratamiento

¡A todos nos ha pasado alguna vez! De repente, no se puede controlar y el ojo o el párpado parece que tienen vida propia. Un tic nervioso o un temblor en el ojo suele ser un movimiento involuntario benigno. Puede llegar a ser molesto, pero nadie que nosotros sepamos pierde la visión por tener un tic.

Técnicamente, el tic en el ojo se conoce como blefaroespasmo. Consiste en un parpadeo incontrolable, esporádico y repetitivo del músculo orbicular que es el que se encuentra alrededor del ojo. La intensidad puede variar, pero suele cesar en unos segundos o como mucho en unos pocos minutos.

Tics en los ojos

Blefaroespasmos en los ojos

A veces, este movimiento rebelde de nuestros ojos es tan fuerte e incontrolable que puede ser visible hasta para los que nos ven. Se suele producir en un ojo, que es lo habitual, y hasta en los dos.

Los tics en los ojos pueden ir acompañados de fotosensibilidad a la luz e incluso, en menores ocasiones, visión borrosa. Mientras este movimiento involuntario se está produciendo es difícil conducir, leer, concentrarse o realizar otro tipo de actividades diarias.

La intensidad del tic viene dada por la afectación de la zona orbicular; si es pequeño e imperceptible solo afecta a unas pocas fibras del músculo que rodea al ojo. Es más habitual en el párpado inferior que en el superior. En ocasiones es tan imperceptible que situados frente al espejo no somos capaces de ver ningún movimiento.

Causas de los tics nerviosos en el ojo

Si te estás preguntando el porqué sueles tener un tic en el ojo no podemos darte una respuesta exacta a «tu problema».  Esta circunstancia, nada grave, no se suele asociar a ninguna causa concreta, pero sí influyen algunas condiciones. Te vamos a contar algunas de las circunstancias que se suelen dar para que esto suceda:

  1. Estrés: ya sea laboral o personal. Cada persona reacciona de una manera distinta frente a situaciones como el estrés o la ansiedad. Pregúntate cómo estás …
  2. Fatiga o falta de sueño. Te recomendamos cenar dos o tres horas antes de acostarte. Intenta dormir un mínimo de 8horas diarias y por supuesto, no mires el móvil ni los dispositivos electrónicos antes de dormir.
  3. Café, tabaco y alcohol. Evita estos tres productos que tienen un alto efecto estimulante.
  4. Síndrome del ojo seco. Mantén hidratado el ojo si tienes ojo seco para que el órgano no vaya por libre y se lance a un parpadeo loco y sin control.
  5. Síndrome de Sjögren. Afecta principalmente a mujeres de a partir de 40 años. Se inflaman las glándulas de meibomio, generando temblores en los ojos.
  6. Nutrición deficiente. La falta de potasio, magnesio, y calcio pueden producir tics en los ojos.
  7. Alergias. Ante el enrojecimiento, picor o lagrimeo en los ojos, podemos tender a frotar nuestros ojos y esto puede producir espasmos oculares.
  8. Conjuntivitis. El tratamiento con colirios, depende del medicamento recetado, puede provocar tics mínimos.
  9. Síndrome de Gilles de la Tourette. Se asocia a múltiples tics como vocalizaciones involuntarias, muchas de ellas de tipo soez.  A la larga pueden sumarse otros tics de carácter neurológico.

Tratamiento del blefaroespasmo

Como hemos comentado anteriormente, lo habitual es que los tics o blefaroespasmos desparezcan un unos minutos. Si se producen muy frecuentemente o no desaparecen todo lo rápido que deberían, lo ideal sería identificar la causa junto con un oftalmólogo para descartar cualquier enfermedad crónica o de tipo neurológica que pueda estar provocándolo.

Los blefaroespasmos muy complejos se pueden tratar con inyecciones de toxina botulínica, el popularmente conocido como Botox. Con estas inyecciones se relaja el músculo y se evita la contracción del mismo. El efecto dura unos meses, si se volvieran a producir los tics de forma muy molesta habría que inyectar de nuevo.

En casos muy graves, se puede recurrir a la cirugía. La miotomía marginal ocular consiste en el debilitamiento de la acción muscular, pero sus resultado no son demasiado previsibles.

¿Qué te aconsejamos?

Si la causa de los tics es la ansiedad o el estrés, debes intentar cambiar tu estilo de vida o al menos, tomarte las cosas de otra manera.

Si este tipo de problema es muy recurrente aunque hayas tomado medidas (descanso, alimentación…) y sobre todo, si los blefaroespasmos van acompañados de hinchazón, dolor de cabeza, visión doble, párpados caídos o además de los párpados se contraen otras partes de la cara, no lo dudes, acude a un especialista para que valore tu caso.

close

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.