¿Qué es el glaucoma? Síntomas y evolución

El glaucoma es una enfermedad que padecen más de un millón de españoles y que te roba la visión de forma gradual y sin que te des cuenta.
¿Qué es el glaucoma?

En realidad el glaucoma es un conjunto de hasta 60 enfermedades oculares que conllevan a la ceguera por una degeneración progresiva del nervio óptico. De hecho, el glaucoma constituye a día de hoy la primera causa de ceguera irreversible en todo el mundo.

Es una enfermedad crónica y silenciosa en sus etapas iniciales en la que se va lesionando progresivamente el nervio óptico como consecuencia de una hipertensión ocular sostenida durante muchos años. El nervio óptico es el encargado de recoger la imagen desde el ojo y llevarla hasta el cerebro.

Tensión ocular y glaucoma

El ojo es una estructura cerrada y por tanto presenta una presión interna. Esta presión, viene dada por la cantidad de líquido (llamado humor acuoso) existente en el interior del ojo. La presión intraocular se eleva cuando aumenta la cantidad de humor acuoso por encima de la media normal o cuando el humor acuoso tiene dificultad para ser drenado fuera del ojo.

Debes saber que la tensión ocular no guarda ninguna relación con la tensión arterial y que no se eleva por forzar la vista en ciertas tareas cotidianas. La tensión ocular tampoco aumenta por situaciones de estrés o de nerviosismo.

Síntomas

El glaucoma puede afectar a las personas de todas las edades, desde bebés hasta los adultos mayores. De todas formas, las personas con mayor riesgo para padecer esta enfermedad son:

  • los mayores de 60 años,
  • los parientes de personas con glaucoma,
  • las personas de ascendencia africana,
  • los diabéticos,
  • los que usan esteroides de manera prolongada y
  • las personas con presión intraocular elevada (hipertensos oculares).

Aunque es una enfermedad muy frecuente la mayoría de personas que la padecen no lo sabe porque inicialmente la enfermedad no presenta síntomas. Cuando esta se encuentra en una fase muy avanzada llega a afectar de manera seria la visión del paciente: se conoce como glaucoma crónico o de ángulo abierto y es, con diferencia, la más frecuente.

En la forma más común del glaucoma no hay síntomas molestos o dolorosos. En ocasiones los síntomas pueden ser más severos:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Náuseas y vómito
  • La aparición de halos color arcoiris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión
Diagnóstico

Es recomendable que las personas con mayor riesgo de desarrollar glaucoma, (sobre todo los de ascendencia africana mayores de 35 años y todas las personas mayores de 60 años), se hagan un examen ocular con fondo de ojo (dilatación de pupila) cada uno o dos años para comprobar el estado en el que se encuentra el nervio óptico

Otra prueba diagnóstica fundamental es la medición de la presión intraocular mediante un aparato denominado tonómetro. En Tecnolaser Clinic Vision disponemos además del analizador de respuesta ocular (ORA) que permite tomar medidas muy precisas incluso en pacientes operados.

En los casos en los que existe una sospecha de enfermedad inicial, se realiza una prueba más precisa denominada campimetría computerizada.

La tomografía óptica de coherencia permite además realizar un estudio del estado en el que se encuentran las distintas capas que componen la retina y el nervio óptico.

Evolución y tatamiento de la enfermedad

La gran mayoría de los casos evolucionan silenciosamente. La pérdida visual no se nota hasta que la enfermedad ya está instalada en nuestros ojos.

El daño glaucomatoso al nervio óptico es irreversible. No se puede recuperar la visión que se ha perdido por culpa del glaucoma.  No tiene cura, pero puede ser tratado. El emperoamiento del daño glaucomatoso puede ser limitado e incluso detenido.

En el caso del glaucoma, la detección temprana asociada al tratamiento correcto y a un seguimiento apropiado puede salvar tu vista.

El objetivo principal del tratamiento es controlar la presión intraocular y detener la progresión de la enfermedad.  No se puede recuperar la vista ya perdida pero es posible mantener la visión actual, central y periférica, evitando el desarrollo de un daño visual adicional.

Algunas modalidades  de tratamiento son:

  • Gotas oculares – Tratamiento del glaucoma con gotas oculares
  • Medicamentos sistémicos (comprimidos y medicación endovenosa)
  • Cirugía láser – Tratamiento laser para el glaucoma
  • Cirugías de glaucoma

Que es el glaucoma