Oftalmología Infantil: Cómo afronta tu hijo llevar gafas

La oftalmología infantil es una especialidad médica que previene, diagnostica y trata las enfermedades que afectan a los ojos y la salud visual de los niños. Los problemas visuales más comunes en la infancia suelen ser la miopía, el estrabismo, la hipermetropía y el astigmatismo.

Oftalmología infantil

¿Sabías que aproximadamente uno de cada cinco niños en edad escolar necesita llevar gafas?

Las revisiones en el oftalmólogo son esenciales durante toda la infancia y deben tratarse con la misma importancia y regularidad que las visitas de control al pediatra.

La consulta de Oftalmología Infantil en Tecnolaser Clinic Vision tiene un coste de 50€ e incluye las pruebas necesarias para detectar cualquier problema y corregirlo:

  • En los primeros meses se puede detectar enfermedades graves como el retinoblastoma.
  • A partir del primer año se diagnostican sobre todo estrabismos y problemas de motilidad ocular.
  • A partir de los 4 años, los trastornos visuales refractivos de miopía e hipermetropía son los más tratados, además de la prevención de ambliopía u Ojo Vago.
  • Después son necesarias las revisiones anuales para comprobar la graduación y el desarrollo de los órganos oculares.
  • La exploración ocular del niño se debe repetir anualmente o cada dos años. Cuanto antes se diagnostique, menos complicaciones comportará la corrección.
Corrección visual infantil con gafas

Existen muchos problemas oculares infantiles que podríamos llamar “simples” y que se pueden corregir con el uso de gafas.

  • Déficit visual: Podemos encontrar pistas de que existe un problema cuando el niño tiene un comportamiento visual que no es normal: no identifica a personas a distancias lejanas; se acerca mucho a los juguetes, a los libros o al televisor; entorna los ojos para ver; se mueve de forma torpe; se cae a menudo, etc.
  • Ambliopía: Este defecto refractivo también llamado “ojo vago” impide su desarrollo visual normal y origina una disminución de la visión. Puede afectar a los dos ojos, pero lo más frecuente es que afecte sólo a uno y el niño se desenvuelva con normalidad ya que consigue ver bien con el ojo bueno. Los padres puede que no se den cuenta del problema salvo que desvíe un ojo. Se prescriben gafas para mejorar el desarrollo visual del niño.
  • Estrabismo: Generalmente suele suceder en niños hipermétropes que tienen que hacer mayor esfuerzo de acomodación para ver bien, lo que les ocasiona la desviación de un ojo hacia dentro. Se prescriben gafas con la corrección total de la hipermetropía para normalizar dicho esfuerzo de acomodación. En muchos casos, el uso correcto de las gafas para todo puede ayudar a enderezar los ojos y curar un estrabismo convergente. En los estrabismos divergentes intermitentes, la prescripción de gafas con hipercorrección miópica también puede mejorar el control de dicha desviación ocular.
  • Cansancio visual: Cuando un niño presenta un defecto de refracción, intenta compensarlo haciendo un esfuerzo visual: aumentando la capacidad de acomodación o entornando los ojos. Este esfuerzo visual continuo puede provocar dolor de cabeza, enrojecimiento, cansancio al leer o escribir, descenso del rendimiento escolar, etc. Se prescriben gafas para normalizar dicho esfuerzo visual.
Oftalmología Infantil: Cómo afronta tu hijo llevar gafas

El oftalmólogo pediátrico puede detectar la necesidad de usar gafas en niños a cualquier edad.

Los niños que necesitan gafas las necesitan para todo el día y en cualquier uso.

Si después de la consulta de oftalmología infantil, un oftalmólogo prescribe gafas a un niño es para que las use lo antes posible, no vale esperar a que el niño sea mayor. Las necesita ahora y ya.

Retrasar el uso de gafas hasta que el niño sea más maduro puede provocar consecuencias irreversibles como padecer “ojo vago” e incluso tener que intervenir quirúrgicamente un estrabismo que se podría haber corregido de forma sencilla con unas gafas.

Por otro lado, no debemos olvidar que el no usar esta corrección óptica puede repercutir en el aprendizaje escolar, en el desarrollo, en su capacidad motora e incluso en su psicomotricidad.

¿Cómo convencer al niño de que use sus gafas?

Para muchos niños el uso de gafas no suele ser agradable. Piensan que le van a molestar al jugar, que les va a impedir hacer lo de siempre…A algunos les cuesta adaptarse, otros se ven raros, se olvidan de usarlas, no las cuidan, e incluso puede que sus amigos se rían de él.

Toda la familia debe aceptar el uso de gafas en el niño con naturalidad.

Para ayudarlo si no le apasiona la idea, te vamos a dar unos sencillos consejos:

  1. Explícale que llevar gafas es la única forma de solucionar su problema en la vista. Debe entender las razones por las que necesita las gafas y qué consecuencias tendría no llevarlas.
  2. No lo obligues. Sé paciente durante su proceso de adaptación, el niño descubrirá pronto las ventajas de ver bien.
  3. Haz que participe en el proceso: el niño debe elegir la montura. No te empeñes en elegirlas tú, aunque las que él escoja sean demasiado llamativas.
  4. Apoyo y comprensión. Evita que el niño reciba comentarios negativos sobre sus gafas por parte del entorno más cercano.
  5. No castigar ni reñir: Refuerza el comportamiento positivo en lugar de sancionarlo cuando no lleva las gafas puestas.
  6. Ídolos con gafas: Un truco que ayuda a muchos padres es mostrarles a sus hijos todas aquellas personas (famosos o de la familia) a los que admiran y que llevan gafas.
¿Cómo elegir las gafas para tu hijo?

Gracias a la gran variedad de modelos de gafas que existen en el mercado, los niños pueden elegir el modelo con el que se sientan más a gusto.

Si vas a comprar unas gafas a tu hijo, la norma fundamental para que todo este proceso sea exitoso es respetar su opinión y elección. Deja que él elija la forma y el color. Tú ocúpate de que sean seguras, buenas y ajustadas a lo que haya prescrito el oftalmólogo.

Acude a establecimientos reconocidos y autorizados. Confía en los profesionales. Déjate aconsejar.

Los expertos del sector suelen recomendar para los niños las lentes de policarbonato ya que son más finas y seguras y disminuyen el riesgo de lesiones oculares en caso de rotura.

Por otro lado, la montura debe tener unas patillas firmes y estables para evitar que se caigan. El ajuste debe ser el correcto, lo suficientemente firme para que no se caigan, pero que no sea excesivo para evitar molestias y dolores de cabeza.

Cómo conseguir que los niños cuiden sus gafas

Una vez que el niño se ha adaptado a llevar gafas y asume esta corrección con la naturalidad de llevar zapatos o calcetines, es decir, con absoluta normalidad, los padres pueden enseñarle algunas prácticas para que las gafas duren más, al menos hasta la próxima revisión en la consulta de oftalmología infantil:

  • Ponerse y quitarse las gafas con una mano y de lado puede dañar la montura. Mejor hacerlo con las dos manos.
  • Llevar la funda de las gafas siempre consigo. De esta forma se pueden guardar si es necesario o limpiar ya que en su interior llevarán una gamuza específica.
  • ¡Ojo con la limpieza!. Las gafas graduadas no se deben limpiar en seco. En el mismo establecimiento donde se compraron se puede preguntar por un producto específico para limpiarlas. La limpieza correcta se hace con una gamuza y un spray limpiador.
close

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Descarga gratis tu ebook sobre oftalmología infantil

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS Y ENTÉRATE DE TODO SOBRE LA OFTALMOLOGÍA INFANTIL!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.