¿Qué juguetes son buenos para los ojos de los niños?

¿Qué juguetes son buenos para los ojos de los niños?

Ya han pasado Papa Noel y SSMM los Reyes Magos. Poco a poco volvemos a la normalidad. La mayoría de los hogares se han llenado de juguetes y nuestras preocupaciones ahora son cómo guardarlos o cómo limitar el tiempo de juego antes de volver a la rutina escolar. Te has preguntado ¿Qué juguetes son buenos para los ojos de los niños?…

No se les puede pedir a los niños y niñas que han vivido con tanta ilusión la navidad que además de desear sus regalos hayan estado pendientes de la idoneidad de los mismos. Esa labor de control les toca a padres, madres, abuelos, abuelas… y si no se hizo antes de hacer las peticiones nunca está de más hacer un repaso por los juguetes nuevos que han llegado a casa.

Juguetes para niños y salud visual

Si hablamos de juego y salud visual hay muchos temas que debemos tener en cuenta. ¿Sabías que existen juguetes que pueden mejorar la visión infantil?  ¿Sabes qué juguetes son buenos para los ojos de los niños o qué riesgos corren si no son los adecuados?

A la hora de compra o regalar hay que asegurarse de que los juguetes no supongan una amenaza para la salud visual de los niños.

Lo más importante es elegir entretenimientos adecuados según la edad y evitar que tengan partes afiladas o puntiagudas que puedan provocar heridas.  También hay que desconfiar de pistolas, flechas o bolas pequeñas que puedan usarse como proyectiles.

Elige juguetes que si se arrojan soporten el impacto y no se rompan en trozos que puedan suponer un peligro.

Para que la tranquilidad sea total, hay que buscar en los embalajes de los juguetes la certificación para comprobar que cumple con todas las normas de seguridad. Lee con detenimiento las advertencias y las instrucciones.

¿Qué juguetes son buenos para los ojos de los niños?

Desde los primeros meses de vida hay que elegir con cuidado los juguetes. Al nacer, los niños prácticamente carecen de agudeza visual ya que le falta maduración.

En las etapas iniciales lo más adecuado es elegir piezas grandes de colores muy llamativos. Una vez que se estabiliza la visión binocular y cromática se puede empezar a desarrollar la coordinación óculo-manual. En ese momento los más pequeños pueden comenzar a jugar con sencillos cubos apilables, juguetes de formas geométricas, pelotas blandas de colores…

La visión ya está más desarrollada a partir de los 3 años, ya alcanza un 50% de su potencial, con esos años son buenos los puzles y rompecabezas que estimulen la percepción  y la memoria visual: dominós, piezas encajables, herramientas sencillas…

Jugar al aire libre

En todos los casos, y en todas la edades, es recomendable que los niños jueguen al aire libre, en entornos que les permitan ejercitar la visión a todas las distancias (cerca, medio y lejos) y que disfruten de entornos con mucha luz.

Cuando son más mayores comienzan a jugar con dispositivos digitales. No se recomienda el uso de estos “juguetes” en niños menores de 12 años y debe evitarse su uso durante más de 15 minutos consecutivos.

Hay que tener cuidado con el uso y abuso de videoconsolas, móviles o tablets. Este hábito está favoreciendo la elevada  progresión de la miopía en los más jóvenes.  Por otro lado, el uso inadecuado de estos dispositivos digitales puede provocar fatiga visual y, en el peor de los casos, generar problemas oculares, como la aparición de la presbicia en edades tempranas.

Sea el juguete que sea y dependiendo de la edad de los niños y niñas, lee todas las advertencias de los fabricantes y no olviden supervisarlos en su juego y enseñarles cómo usarlos de forma amena y segura.

Niños Jugando al aire libre

El juego una oportunidad para detectar patologías oculares

El juego es un magnífico momento para observar detenidamente a los más pequeños y observar actitudes o comportamientos que nos pueden dar pistas sobre algunos problemas oculares. Es en la edad pediátrica cuando el diagnóstico precoz de los defectos oculares es esencial para que sean corregidos y no dejen secuelas que deriven en patologías graves. Las patologías que podemos detectar son miopía, hipermetropía, astigmatismo, ojo vago, estrabismo…

Los síntomas que nos pueden poner en alerta mientras los niños juegan son:

  • Parpadeo excesivo
  • Frotarse los ojos compulsivamente
  • Guiñar o entrecerrar los ojos para ver mejor
  • Acercarse mucho al libro o al juguete
  • Desviar mucho un ojo o los dos cuando está relajado o muy cansado
  • Cerrar un ojo cuando mira a lo lejos
  • Fallos al coger una pelota que le tiran a las manos
  • Dificultad para realizar tareas sencillas que implican la visión

Si alguno de esto síntomas persisten acude a consulta. Es fundamental realizar a los más pequeños al menos una revisión al año.

close

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Descarga gratis tu ebook sobre oftalmología infantil

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS Y ENTÉRATE DE TODO SOBRE LA OFTALMOLOGÍA INFANTIL!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.