RESERVAR CITA

CIRUGÍA REFRACTIVA

Técnicas de superficie: PRK, LASEK, EPILASIK, ASA

¿Qué ES?

En las técnicas refractivas de superficie, no se realiza ninguna tapeta o flap corneal, sino que directamente se elimina el obstáculo que supone el epitelio corneal para aplicar el láser excímer.

En estas técnicas de superficie para cirugía refractiva sólo se utiliza un tipo de láser: el láser excimer. Esto marca la diferencia con otras técnicas, como la técnica SMILE sólo se usa el láser de femtosegundo y como la técnica Femtolasik se utilizan ambos, el láser de femtosegundo y el láser excimer).

Con la técnica PKR, más tradicional, se procede a la eliminación del epitelio, que se puede hacer de forma mecánica o con una solución de alcohol. En cambio con la técnica Lasek, considerada más elegante, no se elimina el epitelio sino que se retira para la intervención y se vuelve a colocar tras realizar el tratamiento con el láser excimer.

Explicación sobre la técnica Lasek para cirugía refractiva

Explicación sobre la técnica PRK para cirugía refractiva

El flap epitelial se retira hasta la zona superior donde el cirujano conserva una bisagra de sujeción. Se aplica el láser sobre la superficie expuesta. El láser dispone de un mecanismo de seguimiento de los movimientos oculares (eye-tracker) que permite que los impactos del láser se dirijan a los lugares adecuados. Se vuelve a colocar el epitelio en su lugar de tal modo que la herida del láser queda protegida del exterior. Como el epitelio es una capa muy fina es necesario colocar una lente de contacto de cinco a siete días para conseguir una cicatrización corneal correcta.

También se puede utilizar un microquerátomo mecánico para retirar el epitelio. Esta técnica se llama EPILASIK.

En algunos casos, al final de la intervención, son utilizados fármacos como la mitomicina C para evitar posibles complicaciones en la cicatrización del procedimiento. Se trata de la técnica denominada A.S.A.

 

El procedimiento de la técnica Lasek en la cirugía de miopía y  demás defectos refractivos

  1. La intervención dura aproximadamente 5 minutos por ojo y se lleva a cabo con anestesia en gotas. Se coloca un marcador sobre la superficie corneal y se instilan unas gotas de una disolución de etanol.
  2. El cirujano despega el epitelio corneal (la capa más superficial de la córnea) sin realizar ninguna acción de corte.
  3. Se retira el epitelio marcado sin romperlo (conservándolo en toda su integridad).
  4. Se aplica el láser sobre la superficie expuesta. El láser dispone de un mecanismo de seguimiento de los movimientos oculares (eye-tracker) que permite que los impactos del láser se dirijan a los lugares adecuados.
  5. Se vuelve a colocar el epitelio en su lugar de tal modo que la herida del láser queda protegida del exterior.
  6. Como el epitelio es una capa muy fina es necesario colocar una lente de contacto durante cinco a siete días para conseguir una cicatrización corneal correcta.

Preguntas frecuentes sobre la técnica Lasek

Las ventajas son:

  • No son posibles complicaciones intraoperatorias debidas al corte con el microquerátomo.
  • En el caso de presentarse infecciones en el posoperatorio, estas quedaran confinadas en un nivel mas externo y más accesible a la acción de antibióticos.
  • No se debilita la arquitectura de la córnea y por tanto esta se encuentra más protegida ante traumatismos que pudieran darse en el futuro.
  • Se pueden realizar tallados amplios lo que disminuye la posibilidad de halos y destellos nocturnos.
  • No existen repercusiones visuales por una incorrecta reposición del flap como son los pliegues.
  • No son posibles complicaciones de la entrecara (epitelizaciones, keratitis interlaminar…)
  • Es posible intervenir a pacientes que no son buenos candidatos para la técnica lasik como son :
  1. Corneas con grosor corneal muy reducido (lo que el oftalmólogo llama paquimetría reducida).
  2. Córneas con radios de curvatura alejadas de la media ya sea por ser demasiado planas o por ser demasiado abombadas (lo que el oftalmólogo llama queratometría muy plana o muy curva).
  3. Hendiduras palpebrales pequeñas, ojos hundidos, en los que es difícil o imposible aplicar el aparato microquerátomo de corte.
  • Pacientes con cicatrices u opacidades a nivel corneal en los que puede ser contraproducente realizar un corte con el microquerátomo.
  • Pacientes que han presentado una complicación en el transcurso de una intervención Lasik y en los que no se pudo completar la cirugía. Por ejemplo, si en una operación Lasik el corte no sale bien.
  • Pacientes que desean incorporarse de manera precoz a actividades deportivas o laborales de riesgo.
  • Pacientes con paquimetría corneal reducida (por debajo de 500 micras).