Embarazo y visión: todo lo que debes saber

Seguro que sabes que el embarazo implica tanto cambios físicos como cambios hormonales. Pueden surgir algunos trastornos, que suelen ser leves y que desaparecen una vez que se haya dado a luz, como la diabetes gestacional o la hipertensión. En ocasiones surgen problemas dentales como la llamada “gingivitis del embarazo” que provoca inflamación de las encías. Pero lo que no es tan conocido es que en algunos casos también puede afectar a la visión.

Embarazo y visión

 

Despejando dudas y temores sobre el embarazo y la visión

El principal enemigo de las embarazadas es el miedo y el temor. Y las dudas. Ante las miedos lo más adecuado es relajarse y confiar en los que saben. Ante las dudas lo mejor es confiar en los expertos y no creer en rumores ni en historias:

  1. Durante el embarazo y la lactancia la vista puede empeorar, pero solo temporalmente.
  2. Se puede experimentar una fuerte sequedad ocular que se puede tratar fácilmente.
  3. La presión alta puede causar destellos en los ojos.
  4. Puede que experimentes sensibilidad más acusada a la luz del sol.
  5. Es recomendable hacerse una revisión de los ojos durante los nueve meses.

Problemas de la vista durante el embarazo

Durante el embarazo las hormonas provocan que la retención de líquidos sea mayor. Si se hinchan manos y pies también se inflaman otras partes del cuerpo, de ahí la relación entre embarazo y visión. Aumenta el volumen sanguíneo de la madre y esto, unido a la retención de líquidos consigue que la visión de la futura mamá se vea afectada.  Estos cambios suelen ser transitorios y lo habitual es que desaparezcan después del parto o una vez terminado el período de lactancia.

Algunos de los síntomas que puede sufrir la embarazada son:

  1. Sequedad ocular: debida a la reducción de la película lagrimal, que a su vez se debe a la variación hormonal.
  2. Incremento de la miopía: la retención de líquidos puede provocar un cambio en la estructura ocular.
  3. Manchas y chispas: son debidos a los cambios de presión y en ocasiones, a la falta de hierro.
  4. Visión borrosa: la causa son los cambios hormonales y/o la falta de hierro.
  5. Párpados hinchados: puede ser por una simple irritación o por tener la presión arterial alta. Si además de los párpados están hinchados manos y pies, debes acudir al médico para descartar otro tipo de complicaciones.

Ojo seco durante el embarazo

Los cambios hormonales provocan cambios en la producción de lágrimas (o no hay la cantidad necesaria o no tienen la calidad suficiente). Esta sequedad suele mantenerse también durante la lactancia, pero cede al finalizar esta etapa y al recuperar la menstruación.

El síndrome del ojo seco si no se trata puede ocasionar otros problemas y lesiones en la vista. Lo ideal es evitar la automedicación y consultar al oftalmólogo, que es quién debe recomendar un tratamiento adecuado que no suponga ningún peligro durante el embarazo.

Otra forma de combatir el ojo seco durante el embarazo es a través de la nutrición; incrementando la ingesta de ácidos grasos omega-3 como, por ejemplo, salmón, semillas de lino, nueces …

Más miopía durante el embarazo

El aumento de la miopía durante el embarazo puede ser causado por diversos factores. El principal factor de este aumento es la retención de líquidos que hace que varíe la curvatura de la córnea afectando la visión de la madre.  Estos cambios ocurren principalmente a aquellas mujeres que anteriormente sufren de defectos de visión previos al embarazo.

En Tecnolaser Clinic Vision recomendamos a  las mujeres que están pensando en tener hijos, que aplacen la operación para corregir la miopía. Y por supuesto, durante el embarazo y la lactancia no practicamos este tipo de intervenciones. No sólo pensamos en las posibles complicaciones de la intervención, también pensamos en los medicamentos necesarios para el protocolo pre y postoperatorio que no son aconsejables para mujeres embarazadas o lactantes .

 

La visión de las embarazas con diabetes

Si la futura madre padece de esta enfermedad, las probabilidades de sufrir problemas oculares aumentan. Existe un alto riesgo de desarrollar retinopatía diabética durante el embarazo. Es fundamental, especialmente para estas mujeres, realizar visitas periódicas al oftalmólogo durante el periodo de gestación.

La retinopatía diabética es una enfermedad silenciosa y no suele ser diagnosticada hasta que ya está avanzada. Se producen daños en los vasos sanguíneos de la retina por la descompensación metabólica de la diabetes y el mantenimiento de niveles altos de glucemia. Si no se trata a tiempo, puede llegar incluso a causar pérdida de visión.

Las madres que desarrollan diabetes gestacional no se ven afectadas. La retinopatía diabética solo afecta a las mujeres que ya tenían diabetes antes de quedar embarazadas.

En el embarazo y con la visión, visita al oftalmólogo

Durante el embarazo es recomendable realizar al menos una visita tanto al dentista como al oftalmólogo. Haya o no problemas evidentes, es necesaria una revisión completa.

Al margen de estos controles que aconsejamos las mujeres embarazadas con un buen estado de salud no necesitan tomar ninguna precaución extra. Es primordial evitar la automedicación y la ingesta de complementos vitamínicos ya que podría afectar el desarrollo normal del bebé dentro del útero.

Si la embarazada nota cualquier síntoma alarmante, como pérdida de visión, dolor, sequedad, etc., es importante acudir a consulta. Solo el oftalmólogo, podrá detectar y diagnosticar cualquier problema antes de que sea tarde y prescribir el tratamiento necesario.

close

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.