Desprendimiento de retina, todo lo que debes saber…

Cuando la retina se separa de la parte posterior del ojo, se produce el desprendimiento de retina. La retina no funciona cuando está desprendida y esto hace que la visión sea borrosa. Es un problema grave. Un oftalmólogo debe evaluar la retina de inmediato o el riesgo es perder la visión en ese ojo.

 

Desprendimiento de retina

 

Causas del desprendimiento de retina

Como ya os hemos comentado, la retina es el tejido transparente que recubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz que entran en el ojo son enfocados por la córnea y el cristalino en imágenes formadas en la retina.

El tipo más común de desprendimiento de retina se debe a un desgarro o perforación en dicha retina. Este tipo de desprendimiento se denomina desprendimiento de retina regmatógeno. A través de este se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo.

Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación prolongada (crónica).

Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que la persona  no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula se desprende. La mácula es la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada.

 

Síntomas

Los síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir:

  • Destellos de luz brillante, especialmente en la visión periférica.
  • Visión borrosa.
  • Nuevas moscas volantes en el ojo que aparecen repentinamente.
  • Sombras o visión periférica disminuida similar a una cortina o sombra que cae sobre su campo visual.
  • Por lo general no suele haber dolor ni en el ojo ni en su alrededor.

Tratamiento

La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o en un corto período de tiempo después del diagnóstico. Se puede utilizar el láser para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina.

Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el oftalmólogo puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser. Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugías más complejas.

Estos procedimientos incluyen:

  • Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina
  • Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes
  • Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la vitrectomía.

 

 

El pronóstico después de un desprendimiento de retina depende de la localización y magnitud del desprendimiento, al igual que del tratamiento oportuno. Si la mácula no sufrió daño, el pronóstico con el tratamiento puede ser excelente. La reparación exitosa de la retina en ocasiones no restaura la visión por completo. También es importante saber que algunos desprendimientos de retina no se pueden reparar.

Ebook Cirugía refractiva 2023

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.