Derrame ocular: causas y tratamientos

No te alarmes por el aspecto de tu ojo, es bueno que sepas que los derrames oculares suelen ser benignos y no provocan problemas en la visión. De todas formas, te contaremos todo lo que necesitas saber del derrame ocular, sus síntomas, sus causas y su posible tratamiento.

Un derrame en el ojo es el término coloquial para denominar a las hemorragias subconjuntivales o hiposfagmas que se caracteriza por la aparición de una mancha de sangre roja en el interior del ojo. Se trata de un rotura de vasos sanguíneos justo en la capa que se encuentra por debajo de la conjuntiva por lo que esta mancha de sangre o derrame aparece en la esclerótica (parte blanca del ojo).

El derrame ocular generalmente no suele presentar ningún síntoma aunque sí una leve molestia con sensación de cuerpo extraño o irritación en el ojo. En ocasiones suele aparecer sin necesidad de que exista una lesión previa. Normalmente uno es consciente de que tiene un derrame ocular cuando alguien te lo dice o te miras en el espejo.

Causas habituales de las hemorragias subconjuntivales

Existen diversos factores relacionados con las hemorragias subconjuntivales, causas frecuentes de los llamados derrames oculares, algunas de las causas son:

  • La hipertensión arterial (la mejor prevención del derrame ocular es tomarse regularmente la presión arterial).
  • Un estornudo repentino, una tos excesivamente fuerte, esfuerzo para vomitar…
  • Toma de medicamentos anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios.
  • Ciertos medicamentos como el ácido acetilsalicílico o el ibuprofeno pueden llegar a causar el derrame o empeorarlo, si ha aparecido por otro motivo.
  • Una infección viral.
  • Cirugía ocular reciente.
  • Cualquier lesión en el ojo o traumatismo ocular.
  • Frotarse los ojos de forma insistente.
  • Diabetes.
  • Anemia.
  • Malformaciones o anomalías en los vasos sanguíneos del ojo
  • Es frecuente la hemorragia subconjuntival en recién nacidos, probablemente debido a los continuos cambios de presión en el cuerpo del bebé durante su tránsito por el canal del parto.
  • En el caso de los derrames oculares en personas mayores, puede ocurrir que una hemorragia subconjuntival completa sea una señal de un trastorno vascular grave.

¿Qué hacer ante un derrame ocular?

Pese a ser una afección llamativa el derrame ocular no suele ser nada grave ya que la sangre que nos alarma no sale al exterior ya que está atrapada en la esclerótica y lo normal es que se reabsorba al poco tiempo de su aparición. Si por el contrario presenta hemorragia externa se debe acudir lo antes posible a un oftalmólogo.

Actualmente no existen tratamientos como tal para curar un derrame ocular. Lo habitual es que sanen por sí solos de forma progresiva. Si la hemorragia es pequeña en pocos días la sangre se habrá drenado por sí sola hasta desaparecer. Su desaparición total depende de cada persona.

Puede ocurrir que en el proceso de curación la parte blanca del ojo se vuelva de color amarillo, es completamente normal. Mientras el derrame desaparece se recomienda no frotarse los ojos, no ejercer presión, no automedicarse y no colocar ningún tipo de parche o gasa en el ojo.

close

GRATIS EBOOK DE CIRUGIA REFRACTIVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe un ebook con todo lo que necesitas saber sobre cirugía ocular láser

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.